AGRICULTURA HIDROPONICA

“Hidropónico” significa que una planta puede crecer utilizando soportes diferentes a la tierra o el suelo. Basándose en este principio, a principios de los 60’s, se crearon varios sistemas hidropónicos en Inglaterra e Israel. Los primeros procedimientos eran más sencillos, ya que la tierra se sustituía con otro sustrato como la arena, la turba o la lana de roca. ¿Y funciona?

Claro que sí, porque las plantas no se alimentan del suelo sino de los minerales que se encuentran disponibles en la solución del suelo. En el cultivo hidropónico, se trata de que las plantas tengan acceso directo a estos minerales que se encuentran de manera permanente en el agua.

Los métodos más avanzados para cultivos hidropónicos utilizan el agua como soporte, evitando los problemas de degradación que se presentan con otros tipos de sustrato como la turba de sphagnum o la acumulación de residuos en la lana de roca u otras fibras.

Además de maximizar la productividad, el sistema de cultivo hidropónico ideal deberá combinar las propiedades de conservación del agua, eliminando los residuos del sustrato y permitiendo el uso de la fertilización biológica. El sistema de cultivo en aguas profundas, con derechos reservados por HydroNov, se acerca bastante a la descripción anterior.

Su primer proyecto, HydroSerre Mirabel Inc., ubicado en Québec, anadá, cuenta con el sistema intensivo más importante para la producción de lechugas hidropónicas en el mundo, registrando un nivel de producción inalcanzable. A pesar de las condiciones extremosas que prevalecen en el Este de Canadá, HydroSerre Mirabel Inc. produce 500 plantas/m2/año; mientras que el cultivo de lechugas en invernaderos tiene un promedio de producción de 108 plantas/m2/año.







Cultivo exterior en suelo
3 cosechas / año

Cultivo interior en suelo
5 cosechas / año

Cultivo hidropónico sobre flotadores móviles
18 cosechas / año